Cita

Un libro abierto es un cerebro que habla; Cerrado un amigo que espera; Olvidado, un alma que perdona; Destruido, un corazón que llora
PROVERBIO HINDU

lunes, 26 de febrero de 2018

El sur o el dolor que nos aleja

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, en esta ocasión para hablar del libro de Adelaida García Morales. Se trata de un libro pequeño pero cargado de sentimientos.
La historia de una niña que evoca los recuerdos de su padre. Desde el principio advertimos una profunda tristeza que se va apoderando poco a poco del relato.

Adriana echa de menos a su padre pero quizás lo que más añora es el hecho de no haber llegado a comprender realmente a ese hombre, tiene ese anhelo de entender la vida de su padre y así quizá hallar las preguntas que su muerte dejaron en su alma.
Su padre como un ser lejano y al que a pesar de todo se siente tan cercana. Él no estuvo a su lado cuando más le necesitaba pero aún así hay un vínculo entre ellos inquebrantable que permanece incluso tras la muerte. 

Quizás el hecho de no haber sido capaz de comprender el intenso dolor del alma de su padre la atrapa y la limita mucho más que su pérdida.
Durante toda la novela la soledad se va a apoderando de los personajes y se ve reflejada en el entorno. Esa casona situada en algún lugar del norte que va poco a poco deteriorándose, haciéndose más oscura y solitaria como los seres que la habitan.


“Nunca olvidaré la impenetrable oscuridad que envolvía la casa cuando tú desapareciste.”

“Aquella noche sentí que el tiempo era siempre destrucción. Yo no conocía otra cosa. El jardín, la casa, las personas que la habitábamos, incluso yo con mis quince años, estábamos envueltos en aquel mismo destino de muerte que parecía arrastrarnos contigo.”

También gracias a esa descripción gris y triste del entorno nos sitúa de modo emocional en la época descrita, un tiempo de posguerra donde las personas aún están envueltas en una tristeza y oscuridad que permanece durante mucho tiempo en la piel, como si el fantasma de la guerra aún resonase en sus oídos. La pluma de Adelaida nos muestra una época, con delicada elegancia y a la vez nos acerca a territorios comunes del ser humano, en los que es fácil dejarse arrastrar cuando no somos capaces de limpiar, de sacudir los acontecimientos difíciles y duros; y dejamos que se nos pose lentamente en el alma, envolviéndola en una segunda piel que ahoga y atrapa. 

“Había en ti algo limpio y luminoso y, al mismo tiempo, un gesto de tristeza que con los años se fue tornando en una profunda amargura y en una dureza implacable.”

Esta novela corta juega con las soledades que habitan en el interior del ser humano, son soledades que se pegan en el alma, que nos impiden avanzar, que acaban no dejándonos ver las personas que están a nuestro alrededor. Esto sucede con el padre de Adriana que atrapado en su pasado y en su dolor, es incapaz de ver la inmensa soledad a la que esta condenando a su hija o la angustia de su mujer.


Y el enorme vacío afectivo en el que ambos están dejando crecer a Adriana. 

Cuántas veces los seres humanos nos envolvemos en nuestro propio mundo y no dejamos entrar ni siquiera a aquellos que nos aman, que necesitan nuestro cariño, y a los que también nosotros amamos en el fondo, pero que perdidos en nuestro propio egoísmo, hemos olvidado.
Adriana necesitará ese viaje al sur para entender a su padre y poder dejar atrás la oscuridad.

Esta novela nos recuerda la necesidad de no perdernos en nuestras soledades, angustias, dolores… porque todos los seres humanos los poseemos, serán reales o inventados, acaban cobrando vida en nuestra alma, y lo más honesto y real que podemos hacer es enfrentarnos a ellos, entender que los tenemos pero que no somos los únicos, alzar los ojos de nuestro ombligo y mirar a nuestro alrededor.


Encontrar ese sur que nos ilumine y nos haga sonreír. 
Deseando que seáis capaces de no perderos en vuestras soledades se despide

Gota de Lluvia.

jueves, 1 de febrero de 2018

Los santos inocentes: una mirada sincera a nuestro alrededor

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez para disfrutar de la pluma del gran Miguel Delibes. 
Es difícil imaginar esta novela sin hablar de su estupenda adaptación cinematográfica, llevada con gran maestría por Mario Camus.


¿Podemos imaginar otro rostro para Paco, el bajo, que el del Alfredo Landa? ¿O otro actor capaz de describir mejor la vulgaridad y la inocencia cargada de ternura de Azarías, que Paco Rabal con su “milana bonita”?.

La novela nos invita a reflexionar sobre los valores humanos, para ello expone los hechos ocurridos hasta no hace mucho en nuestro país, donde seres humanos estaban atrapados en una espiral de sumisión y servilismo. Dominados y dominantes parecían estar condenados a no salir de ese mundo estanco. 
Delibes con un gran ejercicio estilístico nos invita a una reflexión profunda y real sobre la dignidad humana, la injusticia y finalmente sobre nosotros mismos.
Para ello se atreve a realizar una novela casi sin signos de puntuación que atrapa y conmueve al lector a pesar del esfuerzo a realizar.

Delibes crea unos personajes complejos, atrapados en el mundo que les ha tocado vivir, ése que aceptan sin rechistar, ya que no conocen nada más. Solamente el Quirque, uno de los hijos de Paco, el bajo y Régula parece entender que hay otro mundo y otras oportunidades.
Azarías en su inocencia es capaz de mostrar verdadera compasión y humanidad por aquellos otros seres que le rodean y que son aún más frágiles e inocentes que él: la niña Chica y su milana bonita. 
El señorito Ivan tan metido en su propio egoísmo que es incapaz de ver más allá de sus deseos y anhelos.


Todos y cada uno de ellos viven una realidad en la que están enclaustrados y de la que no parecen querer salir. 
Delibes plasma esta realidad para ayudarnos a observar mejor nuestro alrededor. ¿Somos realmente conscientes de la importancia de la educación en unos valores sólidos y auténticos que nos acerquen como humanidad? ¿O nos guiamos empujados por una idea egoísta en la que para ser más, debo menoscabar las cualidades del otro?

Azarías en su inocencia más autentica, siente amor y ternura hacia aquellos más indefensos. De modo natural sale en él la defensa del más débil. Quizás deberíamos de aprender esa compasión, un poco infantil en él, y adaptándola a nuestras propias capacidades, entender que ser mejor es dar lo más bello de nuestro interior con cariño, con humildad. 
Intentar ser la mejor versión de uno mismo no resta valor a los demás sino que nos aúna y nos hace alejarnos de esa espiral egoísta que nos aísla y oscurece.
Deseando que esta novela nos ayude a reflexionar y observar con más nitidez el mundo se despide


Gota de Lluvia

martes, 26 de diciembre de 2017

El profeta: Manual para la vida

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez para descubrir la sabiduría que esconde un Pequeño Gran Libro “El Profeta” de Khalil Gibran.
Se trata de un libro para degustar poco a poco, paladeando su textura y sabor. 
Está dividido en temas que pueden ser elegidos en diferentes momentos y que nos invitan a reflexionar sobre ellos.

Mirad en el fondo de vuestro corazón cuando estéis contentos;
comprobaréis que sólo lo que os produjo tristeza os devuelve alegría;
Y mirad de nuevo en vuestro corazón cuando estéis tristes:
comprobaréis que estáis llorando por lo que fue vuestro deleite.
Algunos de vosotros tenéis la costumbre de afirmar: “La alegría es mejor que la tristeza”;
y otros: “No, la tristeza es un sentimiento superior”.
Pero yo os digo que son inseparables.
Llegan juntos y cuando uno de ellos se sienta con vosotros a la mesa,
el otro espera durmiendo en vuestro lecho.
En verdad, estáis suspensos, como fiel de balanza, entre vuestra alegría y vuestra tristeza.
Sólo cuando estáis vacíos vuestro peso permanece quieto y equilibrado.

Temas que están presentes y son necesarios en la vida de todo ser humano: el amor, la alegría y la tristeza, la muerte, los hijos, el trabajo …
Es un libro de fácil lectura, delicado como un soplo de aire fresco, pero que nos invita a hacer un esfuerzo por entenderlo, ya que si no aprovechamos su lectura para reflexionar, para hacernos preguntas… entonces realmente hemos perdido una de las múltiples oportunidades que Gibran ofrece.

Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades.
El es el campo que sembráis con amor y cosecháis con agradecimiento.
Y él vuestra mesa y vuestro hogar.

Gibran nos habla de la Vida y de sus leyes, esas que están escondidas en el interior. En el momento en el que nos acercamos a ellas y comenzamos a comprenderlas, podemos mirar con otros ojos a nuestro alrededor. 
Entender el mecanismo oculto del mundo, nos ayuda a entender nuestro propio interior, aquello a lo que casi no prestamos atención y que sin embargo puede hacer que alcancemos una cierta serenidad de espíritu tan necesaria en nuestra vida.


Gibran nos propone que empecemos buscar, a mirar con los ojos profundos del alma y entender un poquito más, el funcionamiento real de la Vida y sus leyes.
Se trata de un buen libro de cabecera para volver a él y pensar sobre cuestiones importantes que han permanecido y permanecerán en el interior de todo ser humano.

El amor sólo da de sí y nada recibe sino de sí mismo.
   El amor no posee, y no quiere ser poseído.
    Porque al amor le basta con el amor.
       …
   Pero si amáis y habéis de tener deseos, que sean estos: De diluiros en el amor y ser como un arroyo que
canta su melodía a la noche.
    De conocer el dolor de sentir demasiada ternura.
  De ser herido por la comprensión que se tiene del amor.
De sangrar de buena gana y alegremente.
De despertarse al alba con un corazón alado y dar
gracias por otra jornada de amor;
De descansar al mediodía y meditar sobre el éxtasis
del amor;
De volver a casa al crepúsculo con gratitud,
Y luego dormirse con una plegaria en el corazón para
el bien amado, y con un canto de alabanza en los labios.


Con la poesía de “El profeta” como alimento para nuestra alma dormida se despide
Gota de Lluvia

domingo, 17 de septiembre de 2017

Suite Francesa: El legado de Irene Nemirovsky

Hemos arrancado el nuevo curso con nuestra habitual reunión de soñadores y lo hemos hecho empezando con otro libro de Nemirovsky, la que es considerada su obra cumbre “Suite Francesa”.
Cuaderno original de Suite Francesa
Es difícil hablar de "Suite Francesa" sin hablar de Irene y de las circunstancias que rodean al libro, tanto su escritura como su publicación 60 años después.

Irene empezó a escribir el gran fresco que pretendía ser Suite en 1942, en plena segunda guerra mundial, con una claridad y una lucidez extraordinarias, comenzó a contar los acontecimientos que sucedían a su alrededor, describiendo la psicología humana con la maestría que la caracterizaba. La obra pretendía comprender 5 partes como una suite musical, de las que solo llego a escribir dos: "Tempestad en Junio" y "Dolce", aunque la cantidad de notas que dejo nos acercan a lo que debía ser la obra final.
Con una serenidad encomiable es capaz de describir las miserias humana, los comportamientos egoístas y estúpidos que las personas podemos llegar a realizar en circunstancias terribles así como destellos de esperanza y solidaridad en medio del horror.


La huida de miles de refugiados de Paris con la que empieza la novela, sobrecoge por el recordatorio de que no hemos cambiado tanto y allí donde miles de franceses desfilaban llevando sus enseres y huyendo de la guerra, podemos ver años después las filas de refugiados que ahora mismo huyen del mismo horror, otros rostros, otro idioma, otra guerra  pero la misma impotencia, soledad y desarraigo clavandose lentamente en el alma...
Irene sospechaba que su fin se acercaba, al fin y al cabo era de descendencia judía e inmigrante rusa, pero con esfuerzo y esa serenidad que te paraliza y que erróneamente es tomada por frialdad escribe y escribe con letra minúscula su relato siendo consciente que está destinado al futuro...

Para levantar un peso tan enorme,
Sísifo, se necesitaría tu coraje.
No me faltan ánimos para la tarea,
más el objetivo es largo y el tiempo,corto.

El destino se encarga de un modo que nos resulta misterioso de que aquello que realmente debe ser recordado llegue de un modo u otro hasta nosotros.
La maleta con el valioso manuscrito cuando ella fue llevado al campo de concentración de Auschwitz fue recorriendo diferentes refugios donde sus hijas se escondían para no correr la suerte de sus padres.

Denise e Irene
La maleta acompaño a Denise y Elisabeth durante toda su huida y hasta años después no fueron capaces de leer el manuscrito que contenía por el dolor que les producía.
Irene con sus hijas
Finalmente la obra de su madre salió a la luz y ocupo el lugar que merecía.


Desde el recuerdo de mi madre y mi padre, para mi hermana Elisabeth Gille, para mis hijos y mis nietos, y para todos los que conocieron y conocen todavía el drama de la intolerancia, esta Memoria para transmitir.” DENISE EPSTEIN
Irene Nemirovsky con su familia

Una obra que habla de la psicología humana, del horror de otra época pero en definitiva que nos hace reflexionar sobre nuestra propia existencia. Como repetimos los mismos errores, como debemos aprender a mirar más con el corazón porque todos los seres humanos sufrimos, reímos, amamos y odiamos...
Quizá si reflexionaríamos más, si nos miraríamos más a los ojos, si no saltaríamos como locos ante nuestras pasiones de manera salvaje y violenta, no tendríamos historias como la de Irene Nemirovsky que se repiten en el tiempo y nos lanzan preguntas para darnos la posibilidad de lograr un día la respuesta, para no tener que esperar a que el destino esconda en maletas manuscritos que nos obliguen a reflexionar sobre nuestra propia condición humana.

Los dos relatos nos hablan por un lado de esa huida reflejada sobre todo en la alta burguesía francesa, a la que la pluma de Irene hace una critica feroz en su comportamiento elitista, más preocupados en salvar muebles y joyas que ayudar al vecino y la convivencia forzosa con los vencedores por parte de los franceses, donde descubrimos que incluso entre esos alemanes hay seres humanos que respiran, aman y sienten como los propios vencidos.
Una vez más Irene nos recuerda que no somos ni blancos ni negros por dentro, y que nuestra complejidad interior merece que nos apartemos de nuestras pasiones y con un poco de calma y alejamiento intentemos comprendernos mejor.

Ojalá todos nosotros dedicaríamos tiempo a leer esta obra que el destino se encargo de hacernos llegar hasta nuestros días y entenderíamos como aún no hemos aprendido quizá porque nos olvidamos de revisar nuestros corazones y nuestra historia demasiado a menudo.
Deseando que el esfuerzo y la historia de Irene Nemirovsky no quede en el olvido y nos ayude a ser un poquito mejores se despide


Gota de Lluvia

jueves, 22 de junio de 2017

El soldado de Rodas: intrigas en el corazón de Roma

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores y en esta ocasión nos hemos trasladado a Roma, a la Roma Imperial, gracias al libro “El Soldado de Rodas”.

Se trata de la primera novela de Eneko Fernandez, y en ella se combina la parte histórica con la intriga propia de la novela negra.
La acción transcurre durante 4 días en los últimos años del reinado de Claudio. 
El libro esta marcado por la investigación de parte de la guardia pretoriana que intenta averiguar y descubrir un complot hacia el César y un personaje desmemoriado que en su viaje para descubrir quién es, es ayudado por un muchacho de la parte pobre y miserable de Roma, adentrándonos casi sin darnos cuenta en ese barrio de la Subura del que tan poco conocemos.
Durante esos días cada personaje realiza un viaje interior que le hará crecer y descubrirse un poco más, a la vez que vamos viendo como sus relaciones cambian y nos hablan de valores universales y atemporales: amistad, amor, honor, poder, venganza....

Se trata de un libro cuidado y mimado en el que poco a poco la trama te atrapa y como una buena novela negra deseas desvelar los secretos que se ocultan tras los acontecimientos. 

También descubrimos como vida y muerte caminan de la mano y se enlazan en un baile eterno que si somos capaz de mirar con los ojos del alma, nos ayudará a apreciar la autenticidad de la Vida con sus caídas y ascensos.

Los personajes son un calidoscopio de las diferentes personalidades humanas. Nos encontramos desde los pícaros de buen corazón que nunca han tenido tiempo para ponerlo en practica ya que la supervivencia era lo primero, aquellos que han desarrollado una nobleza que les hace ser despreciados y expulsados del lugar que les pertenece por seguir el dictado de lo que consideran correcto y a pesar de todo seguir luchando aunque a veces parezca una batalla perdida, aquellos inteligentes que a simple vista parecen seres despistados y extraños, aquellos que intentan adaptarse al mundo que les toca vivir sin dejar de luchar por algo mejor, aquellos ansiosos de poder sin importar a quien pisar para lograrlo...

En un juego de breves pinceladas vemos las diferentes pasiones humanas y los más bellos valores abrirse ante nuestros ojos mientras la trama continua llevándonos al centro del laberinto para descubrir la verdad.


En definitiva Eneko ha conseguido que podamos pasear por la Roma imperial, y descubrir un poco de la vida de la ciudad, a la vez que nos deja pequeñas migas de intriga a seguir, para comprender que se oculta tras el soldado de Rodas. Pero por encima de todo nos demuestra que los sentimientos, los valores y las pasiones continúan marcando nuestra vida del mismo modo que lo hacían hace 2000 años, de nosotros depende la elección de como vivir la vida que se nos ha dado: luchando por sacar a la luz lo mejor de nosotros o arrastrándonos por nuestras pasiones mas bajas.
Deseando que elijamos siempre luchar por mostrar lo mejor que atesoremos en nuestro interior se despide


Gota de lluvia.

lunes, 20 de febrero de 2017

Todo ese fuego: Necesitamos de ese fuego

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, está vez para descubrir gracias a Angeles Caso el maravilloso y enigmático mundo de las hermanas Brontë, que en el S.XIX crearon algunas de las mejores novelas que se han escrito.


El mundo está rodeado de más poesía y belleza de lo que a veces nos dan a entender, y sorprendentemente de más seres humanos que llevan en su interior esa mágica impronta de la belleza, de buscar algo más que está dentro del alma humana y nos conecta con algo más grande que nosotros. Algunos de esos seres desaparecen como gotas en la lluvia y nunca llegamos a saber quienes son ni que impronta dejaron, pero otros, que quizá, también debieron permanecer ocultos a nuestros incautos ojos dejan un rastro que no desaparece totalmente y que en el momento en el que estemos preparados aparecerán ante nosotros y descubriremos ese mágico contacto con algo más fuerte, más puro y más etéreo que nuestra simple vida de supervivencia mortal.

Las hermanas Brontë son uno de esos maravillosos casos y gracias a Angeles Caso tenemos la oportunidad de conocerlas un poco más. En forma de novela Angeles Caso nos traslada al mundo de las tres hermanas, sus miedos, dudas por salirse de la norma que les exigía permanecer en su hogar y silenciar su interior, sofocar ese fuego que les hacia arder y conectar con algo universal que hace que, a pesar del tiempo transcurrido, sus historias sigan estando vivas.
La novela nos da a conocer a estas maravillosas y peculiares mujeres que vivieron, amaron y lucharon con fuerza y pasión pero aparentemente escondidas en los fríos parajes de Yorkshire.

…“Quien no es tímido tal vez no logre entender el sufrimiento de las personas que padecen este mal, una tara profunda que bloquea y aleja y estigmatiza. El tímido vive en constante tensión, asustado por las miradas ajenas como si fueran armas amenazándole. Teme ser visto y escuchado, y su propia ansiedad le lleva a mostrarse aún más torpe, a parecer más antipático y engreído, o más tonto y lento de mente. Las hermanas Brontë tuvieron que soportar toda la vida este padecimiento. Emily y Anne terminaron por adaptarse a él, y amoldaron sus vidas a aquella limitación.”…



Si habría que ponerle alguna pega es que Angeles Caso consigue una vez más con su prosa brillante y delicada que leamos en un suspiro la historia, y nos quedemos con ganas de que hubiera más paginas para no salir de la rectoría de Haworth.



“Para entonces, Patrick ya había ido a recoger a Charlotte y Emily, comprendiendo demasiado tarde que las condiciones de vida de Cowan Bridge eran nefastas para sus hijas. Por suerte, llegaron muy delgadas y tristes y muertas de miedo, pero sanas. Quizá alguna divinidad de la poesía las protegió durante aquellos meses para que pudieran vivir y brillar años más tarde con la luz más refulgente que les es concedida a los poetas.”

Reivindico a todos aquellos soñadores, creadores de palabra y poesía que permanecen ocultos en los rincones del mundo y que a veces tienen la osadía de desafiar las leyes de los hombres y seguir una ley más allá de estas, una ley que les hace dar voz a sus pensamientos, dar alas a la belleza que atesoran como su bien más preciado y quizá si somos afortunados compartirán con el mundo, aunque ni siquiera, como las hermanas Brontë sean consciente de toda la luz que ofrecerán en un futuro a navegantes que, perdidos en este loco mundo reconocen a hermanos de alma a través de las nieblas del tiempo.

Con la ilusión y el deseo de que a través del bello trabajo de Angeles Caso más y más personas se acerquen a conocer las maravillosas obras de las hermanas Brontë se despide
Gota de Lluvia


martes, 17 de enero de 2017

Orgullo y Prejuicio

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, está vez para conmemorar el 200 aniversario de la muerte de Jane Austen, leyendo una de sus obras más conocidas: Orgullo y Prejuicio.

A pesar del tiempo transcurrido hay detalles psicológicos en la obra que continúan vigentes hoy en día.
Quizá las maneras han cambiado pero el trasfondo, nuestros miedos a las diferencias, los hechos que nos llevan a prejuzgar, nuestros orgullos y vanidades... bueno esos no han cambiado tanto.
La habilidad de Austen consiste en que con un lenguaje sencillo y una historia aparentemente trivial hace importantes observaciones psicológicas y diferencias entre hombres y mujeres, que en su época iban destinadas a la educación de las damas. 
Los dos grandes personajes femeninos de la obra no son mujeres al uso, no se conforman con el lugar que se les ha asignado. Elisabeth tiene sus propias opiniones y no duda en decirlas. Ambas hermanas desean y luchan por un matrimonio por amor y no por conveniencia como era habitual en la época.
Jane es un personaje que quizás pase un poco más desapercibido ante el arremango y determinación de su hermana, pero es posiblemente el personaje más luminoso de la obra, que desarrolla intensamente la virtud, intenta no juzgar a nadie y durante toda la obra mantiene esta actitud, dominio e inteligencia que para un lector poco avezado podría parecer candidez e inocencia, cuando es más la virtud de no entrar en juicios de valores sin conocer las dos versiones de una historia.
También cabe destacar como partiendo de una primera impresión nefasta del señor Darcy, en parte debida al orgullo de clase de este que le hace distante en una primera impresión, ambos personajes se acaban complementando y acabar reconociendo sus errores y aprendiendo el uno del otro, demostrando como debería ser una autentica relación de pareja en el que ambos se complementan y ayudan a sacar lo mejor del otro. Al final una sana y autentica relación debería ayudar a crecer a ambas personas y no destruirlas como desgraciadamente ocurre hoy en día cada vez más a menudo. Por todo ello y mucho más la revisión de este clásico hay sido un grato descubrimiento.


Al final no somos tan diferentes de aquellas personas, hoy quizá los intereses económicos se muevan en otro tipo de ámbito, pero la gente sigue juntándose por intereses y no por aprender y ayudarse a ser mejores personas, los prejuicios siguen y los hombres y mujeres del mundo actual seguimos igual de confusos respecto los unos de los otros.

Deseando que seamos capaces de dejarnos llevar por la inteligencia y no el orgullo y tengamos la virtud de no juzgar alegremente a los demás se despide

Gota de Lluvia.