Cita

Un libro abierto es un cerebro que habla; Cerrado un amigo que espera; Olvidado, un alma que perdona; Destruido, un corazón que llora
PROVERBIO HINDU

lunes, 28 de diciembre de 2015

Juan Salvador Gaviota: Aprender a volar

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez con el libro de “Juan Salvador Gaviota”.

Este pequeño libro de Richard Bach tuvo gran acogida en los años 70 y relata en forma de cuento los anhelos de una gaviota por volar, por alejarse del plan establecido en la bandada de únicamente sobrevivir.
El deseo de Juan de volar, es una metáfora de nuestra propia alma cautiva que sueña, que anhela hacerse oír y ser libre, que aprendamos a vivir realmente y no a sobrevivir.
Nuestra gaviota pasa penurias porque es fiel a si misma y a su anhelo de seguir sus sueños pero también aprende y nos enseña valiosas lecciones durante su viaje.

“Ahora no habría nada que le atara a la fuerza que le impulsaba a aprender, no habría más desafíos ni más fracasos. Y le resultó grato dejar ya de pensar, y volar, en la oscuridad, hacia las luces de la playa.
¡La oscuridad!, exclamó, alarmada, la hueca voz. ¡Las gaviotas nunca vuelan en la oscuridad!
Juan no estaba alerta para escuchar. Es grato, pensó. La Luna y las luces centelleando en el agua, trazando luminosos senderos en la oscuridad, y todo tan pacífico y sereno...
¡ Desciende! ¡ Las gaviotas nunca vuelan en la oscuridad! ¡ Si hubieras nacido para volar en la oscuridad, tendrías los ojos del búho! ¡ Tendrías por cerebro cartas de navegación! ¡ Tendrías las alas cortas de un halcón!”

Toda esta vivencia y aprendizaje interior no se lo guarda para si, sino que aprende también la necesidad de compartirlo y así lograr que otros comiencen su viaje.
No resulta fácil ya que siempre hay quien ve lo diferente como una amenaza e intentará atacar y acabar con ello, momento que recuerda enormemente al mito de la caverna de Platón; pero a pesar del riesgo, uno debe arriesgarse y ser capaz de compartir para aquellos que quieran comenzar su camino.

“-Juan, ¿te acuerdas de lo que dijiste hace mucho tiempo acerca de amar lo suficiente a la Bandada como para volver a ella y ayudarla a aprender? 
-Claro. 
-No comprendo cómo te las arreglas para amar a una turba de pájaros que acaba de intentar matarte. 
-Vamos, Pedro, ¡no es eso lo que tú amas! Por cierto que no se debe amar el odio y el mal. Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas. Eso es lo que quiero decir por amar. Es divertido, cuando le aprendes el truco. Recuerdo, por ejemplo, a cierto orgulloso pájaro, un tal Pedro Pablo Gaviota. Exilado reciente, listo para luchar hasta la muerte contra la Bandada, empezaba ya a construirse su propio y amargo infierno en los Lejanos Acantilados. Sin embargo, aquí lo tenemos ahora, construyendo su propio cielo, y guiando a toda la Bandada en la misma dirección.”

El libro plantea cuestiones tales como si somos conscientes de que es realmente la libertad y la responsabilidad que conlleva, ya que se nos llena la boca hablando de ella y no sabemos que es realmente y como nos hace seres más conscientes y responsables, todo lo contrario a la idea que tenemos de libertad.

También descubrimos como nuestra comodidad e inercia nos hacen estancarnos y no molestarnos en hacernos las preguntas importantes, y por eso la llegada de alguien que nos sacude con estas preguntas nos incomoda.
Al final todo consiste en revisarse a si mismo, para aprender a volar y poder compartir y amar con los demás las cosas que nos ayudan a ser mejores.

Deseando que las ansias de volar aniden en vuestro corazón se despide

Gota de lluvia

viernes, 20 de noviembre de 2015

Martes con Morrie: Una enseñanza que prosigue...

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez para hablar de “Martes con mi viejo profesor”. 

“¿Has tenido realmente alguna vez un maestro? ¿Un maestro que te viera como algo en bruto pero precioso, como una joya que, con sabiduría, podía pulirse para darle un brillo imponente? Si tienes la suerte suficiente para encontrar el camino que conduce a maestros así, siempre encontrarás el camino para volver a ellos. A veces, sólo está en tu cabeza. A veces está junto a sus lechos.
Mi viejo profesor impartió la última asignatura de su vida dando una clase semanal en su casa, junto a una ventana de su despacho, desde un lugar donde podía contemplar cómo se despojaba de sus hojas rosadas un pequeño hibisco. La clase se impartía los martes. La asignatura era el Sentido de la Vida. Se impartía a partir de la experiencia.
La enseñanza prosigue.”

En este libro el autor, Mitch Albom, nos cuenta como después de 16 años se reencuentra con su profesor que está a punto de morir aquejado por la terrible enfermedad degenerativa ELA. 
En estos encuentros que suceden los martes Morrie, su profesor, le hace reflexionar y plantearse las cosas a su alrededor e incluso su propia vida. Resulta curioso como Morrie es increíblemente vital y aunque limitado por su enfermedad esta viviendo realmente, amando, escuchando, aprendiendo...
Creo que este libro no es solo un homenaje de Mitch a su viejo profesor, sino una profunda reflexión sobre la Vida y que es lo realmente importante. Morrie dice cosas sencillas y tan lógicas que resulta demoledor como las dejamos de lado corriendo tras más cosas materiales y olvidándonos de lo esencial. 

“—Una parte del problema, Mitch, es la prisa que tiene todo el mundo —dijo Morrie—. Las personas no han encontrado sentido en sus vidas, por eso corren constantemente buscándolo. Piensan en el próximo coche, en la próxima casa, en el próximo trabajo. Y después descubren que esas cosas también están vacías, y siguen corriendo.”

Morrie nos da una gran lección de humanidad usando su enfermedad no para compadecerse de si mismo sino para reflexionar y ser un poco mejor. Me imagino la cantidad de malos días que tuvo y las pocas ganas de hablar aquejado de dolores y sin embargo siempre encontró una sonrisa para regalar, un momento para escuchar, para hacerte sentir querido. 
“Mientras podamos amarnos los unos a los otros y recordar el sentimiento de amor que hemos tenido, podemos morirnos sin marcharnos del todo nunca. Todo el amor que has creado sigue allí. Todos los recuerdos siguen allí. Sigues viviendo en los corazones que has conmovido y que has nutrido mientras estabas aquí.”

Entiendo perfectamente lo importante que fue en el autor y como con su experiencia y su libro escrito de manera sencilla y directa intenta que seamos un poco más conscientes de las cosas que nos estamos perdiendo, que despertemos y empezemos a buscar las preguntas que son realmente importantes.

“El cuento es de una olita que va saltando por el mar y lo pasa muy bien. Disfruta del viento y del aire libre, hasta que ve que las demás olas que tiene delante rompen contra la costa.
“Dios mío, esto es terrible —dice la ola—. ¡Mira lo que me va a pasar!”.
Entonces llega otra ola. Ve a la primera ola, que parece afligida, y le dice: “¿Por qué estás tan triste?”.
La primera ola dice: “¿Es que no lo entiendes? ¡Todas vamos a rompernos! ¡Todas las olas vamos a deshacernos! ¿No es terrible?”.
La segunda ola dice: “No, eres tú la que no lo entiende. Tú no eres una ola; formas parte del mar”.
Sonrío. Morrie vuelve a cerrar los ojos.”

Deseando que seamos un poco más humanos y que seamos capaz de amar y compartir más se despide.


Gota de Lluvia

domingo, 18 de octubre de 2015

El principito: aprendiendo a mirar con los viejos ojos del alma


Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez para tratar un pequeño gran libro que esta en el corazón de muchísima gente, un clásico de nuestros tiempos: “El principito” de A.Saint de Exupéry.

Este libro es realmente un libro de alma, contado de un modo sencillo, como si un cuento o fábula para niños se tratará, aunque los destinatarios serían aquellos adultos que aún no han perdido del todo a su niño interior, ese que se sorprende con las cosas invisibles que nos rodean, que se hace preguntas, que es capaz de enamorarse de una flor y hacerse amigo de un zorro.

En su viaje el principito se encuentra con diferentes personajes que le proporcionan enseñanzas y le hacen reflexionar, a veces por el comportamiento absurdo que poseen. 
Cada personaje representa algún aspecto o cualidad del ser humano que debemos trabajar.

A lo largo del viaje se nos muestra y enseña algo, y sobretodo nos admira esa capacidad del principito de preguntar cosas que realmente lo inquietan y no contentarse hasta lograr una respuesta que le ayude a entender.

En este mundo estamos tan acostumbrados a conformarnos con cualquier respuesta, si es que nos la dan, que no indagamos realmente sobre que buscamos, ya que esto supone mirar en nuestro interior.
También el principito nos enseña que este gran viaje de la vida continua de algún modo, no es más que tiempo para aprender y encontrar la manera de regresar a casa.

“... Parecerá que estoy muerto, pero no es verdad.
Yo me callaba.
—¿Comprendes? Es demasiado lejos y no puedo llevar este cuerpo que pesa demasiado.
Seguí callado.
—Será como una corteza vieja que se abandona. No son nada tristes las viejas cortezas...”

Dentro de todos los personajes que van apareciendo y enseñando en el viaje del principito hay varios que merecen mención especial. 

Por un lado la serpiente es un personaje enigmático que conoce todos los enigmas, le ayuda a volver a casa pero nos deja con más preguntas sin contestar, me pregunto si el hecho de que en todas las antiguas civilizaciones las serpientes representarán la sabiduría tiene algo que ver...





El zorro, ese pequeño maestro que le enseña al principito la importancia de crear lazos, de ser responsable de aquello que “domesticas”, y así entender la importancia de su rosa, y que dice una de las frases más conocidas del libro.

Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

Es el primer amigo real del principito porque es con el que comparte tiempo de verdad, luego el principito vierte todo lo aprendido en el aviador que también buscaba, aunque quizá sin ser muy consciente de ello.

Todos vivimos en un gran desierto pero como bien dice el principito lo hermoso del desierto es que siempre esconde pozos de agua.


Así que si alguna vez nos topamos con el principito en cualquiera de los aspecto que se presente espero que sigamos el consejo del aviador y no le demos la espalda.

“Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír!”

Deseando que la risa del principito os acompañe en vuestro día a día, y que nunca dejéis de ver la belleza de las cosas invisibles y verdaderas se despide.
Gota de lluvia

lunes, 12 de octubre de 2015

Ofrenda a la tormenta: El desenlace


Hemos tenido una nueva reunión de soñadores y hemos concluido la trilogía del Baztan. 

De nuevo la muerte visita la región y Amaia se ve envuelta en un nuevo caso trágico pero aparentemente rutinario. 
Pronto nuestra inspectora empieza a sospechar que existe una relación entre varios casos similares, a la vez que sus antiguos casos resueltos, y que desataron la tensión en el valle, vuelven con nuevos brios.

En este libro se puede ver con más claridad ese puzzle que la autora ha trazado a lo largo de los tres libros, la conexión especial con Amaia y las fuerzas que han sido desatadas en el valle.
No es casualidad que el personaje de Mari interactue una y otra vez con Amaia y todos los seres mágicos intenten hacerle comprender algo.
La confrontación es ya un hecho y la batalla final decidirá si consigue lavarse la ofensa perpetrada tiempo atrás. 

Amaia sigue en una lucha consigo misma que le lleva a alejarse de su marido e hijo, y descubrimos de nuevo a este personaje fuerte que esconde una gran fragilidad, que le hace más vulnerable y como de algún modo su lucha interna se refleja en lo que está ocurriendo en el valle.
Siguen presentes los mismos personajes, y la autora nos depara algunas sorpresas desagradables que hacen caer más a Amaia en su propio abismo del cual únicamente ella podrá salir para enfrentarse a su destino.

Si bien la trama se cierra, es cierto que la autora nos deja abierta la posibilidad de regreso de Amaia en nuevos casos. Aunque el personaje de Rosario también tiene una resolución, aquí en mi opinión la autora lo ha despachado rápidamente, cuando se merecía un gran final por todo lo que nos ha hecho sufrir.
Aún así, y aunque la presencia de los seres especiales que han rodeado a Amaia durante todo el camino no se hacen patentes de un modo tan real, sino que en este caso se han vuelto a fundir con la naturaleza, la trilogía tiene un buen final, y nos deja con ganas de seguir la pista en nuevas aventuras  a Amaia.

"El ser humano busca a Dios desde el principio de los tiempos, porque hacerlo es buscarse a sí mismo y el hombre no puede renunciar a su propia naturaleza espiritual; por más que grite a los cuatro vientos lo contrario, tarde o temprano seguirá un dogma, una doctrina, una regla existencial perfecta que le dará la pauta de vida, la fórmula de la plenitud y la protección frente al abismo del universo y al vacío de la muerte. Da igual, ateos, santeros, consumistas irredentos, seguidores de cualquier creencia o moda, todos los seres humanos ansían lo mismo, vivir una vida de perfección y equilibrio. De un modo u otro buscan una suerte de santidad, buscan la protección, la fórmula para defenderse de los peligros del mundo. La mayoría pasa por la vida sin hacer daño a nadie, pero a veces esa búsqueda lleva a caer en manos del mal."

Deseando que los guardianes invisibles y protectores acompañen nuestros pasos, nos despedimos hasta la próxima.
Gota de Lluvia

sábado, 29 de agosto de 2015

Legado en los huesos: El puzzle empieza a tomar forma


Hemos tenido una nueva reunión de soñadores y continuamos desgranando poco a poco el misterio que se cierne sobre el valle del Baztan.
En este libro empieza a ser más evidente que los crímenes acontecidos en el anterior libro solo eran la punta de un iceberg que es mucho más grande de lo esperado.
Mientras otros crímenes sacuden la zona, el eco de uno de los casos anteriores vuelve a conectar los acontecimientos y de nuevo de la mano de un ser de la mitología vasca: Tarttalo. 

Este cíclope que tanto recuerda al que se enfrento Ulises en su odisea por volver a casa marca los acontecimientos y empezamos a entender que algo oscuro permanece en el valle y que acecha a Amaia desde hace mucho tiempo...
Quizás la similitud de Ulises y Amaia no sea casual, ya que Amaia también se halla perdida en este libro y de algún modo comienza su propia odisea para volver a casa.


“No hay miedo como el que ya se ha probado, del que se conoce el sabor, el olor y el tacto. Un viejo y mohoso vampiro que duerme sepultado bajo cotidianidad y orden, y que mantenemos alejado, fingiendo una calma tan falsa como las sonrisas sincronizadas. No hay miedo como el que conocimos un día y que permanecía inmóvil, respirando con un jadeo húmedo en algún lugar de nuestra mente. No hay miedo como el que produce la sola posibilidad de que el miedo regrese. Durante los sueños vislumbramos la luz roja que sigue encendida, recordándonos que no está vencido, que sólo duerme, y que si tienes suerte no volverá. Porque sabes que si regresara, no lo resistirías; si volviese, acabaría contigo y con tu cordura.”

La reciente maternidad crea dudas en Amaia, su lucha entre esa vocación que siente hacia su trabajo y su capacidad de ser buena madre, unida a su propio trauma hacia su infancia y su madre que aquí la autora nos descubre por fin, empezando a comprender la relación de su pasado con los acontecimientos del presente, el distanciamiento de la pareja ante todas estas dudas en las que Amaia se halla perdida en su odisea particular.
Los secundarios comienzan a mostrarnos nuevas partes de ellos, comprendiendo mejor su manera de actuar.
Me parece importante destacar esa pelea entre Montes y Amaia, ese modo tan masculino, directo y sencillo, de resolver sus rencillas y que crea entre ellos un nueva camaradería, mientras Zabalza toma cada vez más el antiguo camino de Montes.
La aparición del juez Markina y su acoso continuo hacia Amaia que promete dar mucho juego en el desenlace.
Jonan y tía Engrazi de nuevo como puntos clave de Amaia, luces guías, en el que deberíamos incluir a Dupree aunque de un modo más extraño y enigmático.

En definitiva la ventana se va abriendo y empezamos a ver la complejidad del puzzle en el que Dolores nos atrapo desde el primer libro.
De nuevo el valle y su magia nos siguen atrapando con las maravillosas descripciones de la autora y mezclando la realidad con la magia de las tradiciones. ¿En que lugar mejor para empezar a considerar algo más que lo que nuestros ojos ven?

“Es uno de los lugares más bellos que conozco, uno de esos sitios en los que se puede sentir la comunión entre la naturaleza y el ser humano, un lugar donde encontrar razones de peso para recuperar cierta fe. ?Al decir esto último alzó la mirada hasta los ojos de Amaia, que supo de inmediato a qué se refería, y asintió?? Y sin embargo, o quizá por eso mismo, pareciera que algo obsceno se refugia allí, algo sucio y maligno. Amaia lo escuchaba sin perderse detalle.
-Hay lugares -añadió Takchenko- en los que ocurre esto, como si fueran espejos o puertas entre dos mundos, o quizá como amplificadores de energía; casi parece que el universo debiera compensar tanta perfección. Conozco un par de sitios así, incluso alguna ciudad; Jerusalén es un buen ejemplo de lo que intento decir. Podría decirse que algo desniveló los equilibrios de su valle y ahora suceden allí demasiadas cosas, horribles, y también maravillosas, ¿no cree? No parece casual.”
Mari sigue vigilando los pasos de los protagonistas y pidiendo que la afrenta sea lavada.

Deseando que los seres mágicos cuiden vuestros sueños se despide
Gota de Lluvia

viernes, 31 de julio de 2015

El guardian invisible: Comienza el hechizo del Baztan


Para comenzar estos meses de verano los soñadores hemos decidido adentrarnos en la trilogía del Baztan de Dolores Redondo. 

Es un libro donde la historia policial se mezcla con el misterioso valle del Baztan donde aún permanecen los ecos de leyendas y mitos que recorren el imaginario del ancestral pueblo vasco.
La autora juega hábilmente con esta belleza serena y hechizante del Baztan para introducirnos en la historia donde lo sobrenatural se mezcla con los asesinatos que sacuden y horrorizan la tranquila zona.

Para conseguir esa transición de un modo fácil y natural esta Amaia que mezcla esa capacidad racional del ser humano que se niega a ver más allá, con su intuición que le hace abrir la mente y comprender de un modo no racional aquello telúrico y ancestral que tiene más presencia en nuestra vida, y especialmente en Baztan de lo que podamos admitir, como si convivir con la magia nos hiciera menos inteligentes, cuando quizá es lo contrario y nos hace entender mejor la Vida.


“Todos los bosques son poderosos, algunos son temibles por profundos, por misteriosos, otros por oscuros y siniestros. El bosque en el Baztán es hechizante, con una belleza serena y ancestral que evoca sin buscarlo su parte más humana, la parte más etérea e infantil, esa que cree en las maravillosas hadas con pies de pato que vivían en el bosque, y que dormían durante todo el día para salir al anochecer a peinar sus largos cabellos dorados con un peine de oro que concedería a su portador cualquier favor que les pidieran, favor que ellas regalaban a los hombres, que, seducidos por su hermosura, les hacían compañía sin horrorizarse por sus extremidades de ánades”
El libro es una pieza del puzzle que se desarrollará en los otros dos volúmenes de la trilogía, y que solo podemos llegar a entender en su complejidad al leerlos todos.

Aquí se nos van presentando los personajes, vamos conociendo a Amaia y su mundo, su oscuro trauma que le hace ser una buena policía y conectar con las víctimas de un modo un tanto peculiar, que le hace salirse de lo establecido pero quizás por esto mismo será capaz de unir todas las piezas y entender la oscuridad que se ha desatado en el valle y que desde el principio conecta con ella. Amaia tiene la clave para acabar con esa oscuridad pero para ello debe enfrentarse con su pasado y en este libro solo comenzamos a atisbar este enfrentamiento.
Conocemos a las dos hermanas de Amaia, a los policías que la acompañan... cada uno con su propia carga que nos hace plantearnos como nuestros miedos y temores nos anulan e impiden acercarnos a los demás reflejado especialmente en Flora y Fermín Montes.

Y la Tía Engrasi personaje sabio y entrañable que parece comprender el equilibrio que debemos alcanzar para ser quien debemos llegar a ser. Con sus aportaciones clarifica los puntos oscuros de un modo que quizá no queda patente hasta dejar reposar la lectura.

“-La fe escasea en estos tiempos de tecnología. Y dime de qué sirve todo eso para evitar que un monstruo asesine niñas y tire sus cuerpos al lecho del río. Créeme, Amaia, el mundo no ha cambiado tanto, sigue siendo un lugar a veces oscuro, en el que los espíritus malignos rondan nuestro corazón, en el que el mar sigue tragándose navíos enteros sin que nadie pueda encontrar ni rastro, y sigue habiendo mujeres que ruegan por concebir. Mientras haya oscuridad habrá esperanza, y esas creencias seguirán teniendo valor y formando parte de nuestra vida. Trazamos una cruz sobre la masa del pan, o ponemos una eguzkilore en la puerta para proteger la casa del mal; ... Siempre hemos pedido protección y ayuda cuando estábamos más a merced de las fuerzas de la naturaleza y hasta hace poco parecía indispensable vivir en comunión con ella, con Mari o con los santos y vírgenes que llegaron con el cristianismo. Pero cuando llegan tiempos oscuros las viejas fórmulas siguen funcionando. Como cuando se va la luz y calientas la leche en el hogar en un cazo de metal en vez de utilizar el microondas. ¿Engorroso? ¿Complicado? Puede, pero funciona.”


Y sobretodos ellos maravillosa y enigmática se halla Mari, que quizá no sea reconocible para aquellos no conocedores de la mitología vasca pero para los que hemos convivido con ella es indudable su presencia invisible y el modo mágico y enigmático en que aparece llenando toda la historia, junto con el guardián, basajaun, que da titulo al libro.

Con el hechizo sereno y ancestral del bosque del Baztan que nos acompañará estos meses nos despedimos hasta la próxima.
Gota de Lluvia

sábado, 11 de julio de 2015

Las nieblas de Avalón: Experta en magia


Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez hemos analizado el primer volumen de la tetralogía que componen las nieblas de Avalon, de Marion Zimmer Bradley, que versa sobre el mito artúrico desde el punto de vista de las mujeres que rodearon la vida de Arturo. 
El hilo conductor es Morgana que nos cuenta no solo su relación con Arturo sino que nos adentra en su vida como sacerdotisa de Avalon. 

Esta nueva visión nos ayuda a entender mejor el punto de vista femenino, prácticamente inexistente en el mito.

En esta primera parte descubrimos sobretodo la educación de una sacerdotisa, las costumbres que existían antes de la llegada del cristianismo y la sabiduría de Avalon.

Avalon como residencia de sabios representados por Viviana, Dama del Lago y Merlin, Talesin de Britannia, títulos que pasan de sabio a sabio en una cadena luminosa de conocimientos y misterios.
Estos regentes de Avalon entienden la llegada del cristianismo y como la única manera de unir lo antiguo y lo nuevo es a través de Arturo portador de ambos mundos, que aunando al cristianismo pero manteniendo la esencia de la vieja sabiduría es como puede conseguir la unión y prosperidad del reino.


El libro describe muy bien ese contraste entre la vieja religión y la nueva representado quizá por Igraine, hija de Avalon, que por matrimonio acaba siendo cristiana, con las características de una mujer fuerte que acaba doblegandose ante la nueva creencia y perdiendo su fuerza. Esas creencias nuevas que la acaban carcomiendo porque son únicamente creencias que nos llevan como hojas al viento, no tienen puerto en el que poder reposar como ocurriría con la autentica sabiduría que tiene un sustento, que crea un centro en nuestro interior en el que poder resguardarse independientemente de las modas o creencias de la época.
Es un libro muy ameno y lleno de oportunidades a descubrir que utilizando los símbolos de la mitología artúrica nos adentra en un mundo femenino antiguo y lleno de sabiduría. 


“En mis tiempos me llamaron muchas cosas: hermana, amante, sacerdotisa, hechicera, reina. Ahora ciertamente, me he tornado en hechicera y acaso llegue el momento en el que sea necesario que estas cosas se conozcan. Pero, bien mirado, creo que serán los cristianos, los que digan la última palabra. pues el mundo de las hadas se aleja sin pausa del mundo en el que Cristo gobierna. Nada tengo contra El sino contra sus sacerdotes, que consideran a la Gran Diosa como un demonio y niegan que
alguna vez tuviera poder sobre este mundo. Cuando más, proclaman que su poder proviene de Satán.
Y ahora que el mundo ha cambiado, y Arturo (mi hermano, mi amante, que fue rey y será) yace muerto(la gente dice que duerme) en la Sagrada Isla de Avalon, el relato ha de ser narrado como lo fue antes que los
sacerdotes del Cristo Blanco llegaran cubriéndolo todo con sus santos. Porque, como ya digo, el mundo mismo ha cambiado.

...En esta narración hablaré de sucesos acontecidos cuando yo era demasiado niña para comprenderlos, y de otros que sucedieron cuando yo no estaba presente. Y tal vez mi oyente se distraerá pensando: «He aquí su magia. » Pero siempre he tenido el don de la videncia y el de ver dentro de la mente humana, y en todo este tiempo he estado cerca de hombres y mujeres. Por eso a veces sabía, de un modo u otro, todo lo que pensaban. Y así contaré esta leyenda. Pues un día los sacerdotes también la contarán, tal como la conocieron. Quizás, entre una y otra versión, se pueda ver algún destello de la verdad.
Porque esto es lo que los sacerdotes no saben, con su único Dios y su única Verdad: que no hay leyenda veraz. La verdad tiene muchos rostros. 

...Pero ésta es mi verdad; yo, Morgana, os la cuento. Morgana, la que en épocas más actuales se llamó Hada Morgana."





Deseando que la sabiduría ilumine vuestra alma se despide


Gota de lluvia


jueves, 28 de mayo de 2015

Coraline y nuestro enigmático mundo interior

Hemos tenido una nueva reunión de soñadores, esta vez con un libro catalogado de juvenil, uno de los más conocidos del genial Neil Gaiman, “Coraline”, aunque tiene interesantes reflexiones que necesitan un alma un poco adulta. 

Estamos ante la historia de una niña que se muda a una casa en la que una puerta le conduce a un mundo diferente. En ese mundo están todos los personajes del mundo “real” pero tienen ojos de botón y todo es aparentemente mucho mejor.
En su casa sus padres están ocupados con sus trabajos y tienen poco tiempo para ella, los vecinos son extravagantes y de repente en esta otra casa, su otra madre la colma de todo aquello que quiere, pero ese aparentemente idílico mundo pronto empieza a mostrarse oscuro e inquietante. 

El personaje de la otra madre que se va a alzando poco a poco en medio de la novela como un ser oscuro que desea que la amen, o más bien desea poseer el alma de la niña como ya ha hecho anteriormente con otros niños, o quizá simplemente comer... 
En la reunión estuvimos reflexionando sobre este tema y la gran madurez de la niña protagonista, si quizá esa otra madre pudiera representar todos esos anhelos, deseos que nos asaltan y que nos pueden llegar a atrapar y conducir a nuestro lado más oscuro si nos dejamos arrastrar por ellos y su ansia voraz de alimento.
Al final Coraline, gracias a su valor, a pesar del miedo que posee consigue salir adelante pero cuando parece todo resuelto queda el resquicio de una mano de la otra madre que la persigue y que debe atrapar en un profundo pozo, mediante una trampa que se lleva consigo sus muñecas. 

¿Quizás una reflexión sobre el final de la infancia?
La niña acaba descubriendo que no tener lo que uno desea constantemente nos hace más felices, ve a sus padres de otro modo, porque ella en este viaje ha cambiado y ha crecido.

También destacaría el personaje del gato, burlón, enigmático, que como guardián de lo invisible es capaz de viajar a través de los dos mundos y la guía a través de su viaje de maduración.

“Vosotras, las personas, tenéis nombres porque no sabéis quienes sois. Nosotros sabemos quienes somos por eso no necesitamos nombres.”









Es un libro de lectura fácil pero que tiene tantas y tan ricas lecturas que podríamos volver una y otra vez a él y descubrir siempre cosas nuevas. A medida que avanza  se ensombrece por momentos pero que está lleno de simbolismo y mensajes que nos recuerdan nuestra soledad, nuestro valor, y el deseo de crear un mundo mejor. 

“Realmente no lo entiendes, ¿verdad?—repuso—. No quiero tener todo lo que deseo. 
Nadie lo quiere, no de verdad. ¿Dónde estaría la gracia si tuviese todo lo que quiero? 
Es eso y nada más, ¿y después qué?"

Deseando que disfrutemos de aquello que nos ofrece la vida y que seamos valientes ante nuestros miedos, se despide hasta la próxima
Gota de Lluvia


PD: la adaptación cinematografica es una maravilla 

sábado, 2 de mayo de 2015

Harry Potter y la piedra filosofal: el decubrimiento de la magia


Otro mes más los soñadores nos hemos reunido en torno a la magia de Harry Potter comentando el libro donde dio comienzo todo. Es cierto que es un libro dedicado al público infantil, y que a medida que la saga avanza se va volviendo más adulto y oscuro.

Aquí sin embargo entramos poco a poco en el mundo de Harry y nos vamos preparando para la lucha entre el bien y el mal que más tarde se desarrolla a lo largo de los demás libros.
Conocemos por primera vez a un muchacho solitario que ha vivido en unas circunstancias difíciles para un niño, sin padres, con unos tíos que no solo son incapaces de darle amor sino que le tienen como un intruso en su propia casa. 
Y entonces el descubrimiento de su origen, de la magia, de Hogwarts... 

abre un mundo de posibilidades ante sus ojos. Encuentra amigos por primera vez y el hogar que siempre soñó. Las relaciones entre los otros niños, entre adultos y niños crea una gran red donde podemos reconocer los diferentes modelos humanos actuando en sociedad. 
También se presenta la discriminación, el dolor, el ansia enfermiza de poder pero Harry también aprende el valor de la amistad, el coraje, el valor y el poder bien canalizado en la presencia omnipresente de Dumbledore, porque aunque interactua poco con los alumnos esta presente en cada decisión y aprendizaje de nuestros protagonistas.

A lo largo de toda la saga vemos crecer a Harry y sus amigos, diferentes pero que acaban luchando por el bien común. Cada uno en su medida complementa a Harry en su camino hacia la madurez. Ron, Hermione y Neville son sus principales puntos de apoyo, Ron de forma casi inmediata conviertiendose en su amigo, Hermione aportando sensatez al grupo.

Me gustaría destacar el papel de Snape que aunque en el primer libro es solo un esbozo del papel que desempeñará, nos hace comprender que no siempre los personajes oscuros son malvados, en este caso es un personaje atormentado con sus oscuridades pero que hace lo correcto aunque no siempre sea entendido.

En resumen Rowling nos sumerge en un mundo mágico para contarnos historias atemporales de amistad, de valor... y sobretodo la eterna lucha del bien y del mal que habita quizás desde siempre en el corazón del alma humana.

Deseando que la magia cotidiana habite siempre en vuestros corazones se despide 
Gota de lluvia


jueves, 26 de marzo de 2015

Como agua para chocolate: Cocinando sentimientos


Hemos tenido una nueva reunión de soñadores con el  delicioso libro de Laura Esquivel  “Como agua para chocolate”.


Es un libro de lectura fácil, en el que a través de la comida nos va desgranando una historia de amor. La distribución del libro es curiosa ya que cada capitulo es un mes y una receta de cocina y a través de estas imágenes, colores y sabores metidos en la cocina vamos descubriendo a Tita, su mundo y sus sentimientos.

Nos encontramos en Mexico a principios del S.XX, donde la tradición de que las hijas pequeñas deben permanecer al lado de la madre y cuidarla hasta su muerte, impiden a Tita casarse. 


Tita se enamora de Pedro pero es un amor prohibido y en un intento de poder estar cerca de Tita, Pedro se casa con la hermana de esta plantando la simiente de la historia.
Los personajes nos recuerdan a las tragedias griegas, son personajes muy definidos (blanco o negro), sin medias tintas.

El amor de Pedro y Tita continua a lo largo del tiempo pero es de un carácter pasional que los arrastra hasta el final, mientras que la aparición del doctor John Brown nos muestra otro tipo de amor más sereno, más profundo aunque en este caso no puede competir con la pasión y el impacto del primer amor. Aún así el personaje del doctor es de los más interesantes y quizá el más rico en matices, aunque suele quedar relegado en la mayoría de los lectores a un segundo plano.
A través de la comida vamos entendiendo esta pasión y las consecuencias e influencias que tienen en los demás personajes, especialmente en Gertrudis, una de las hermanas de Tita.


También es un homenaje a la mujer como alma central de la casa cuyo corazón antes se hallaba en la cocina y desde allí gobernaba, y de algún modo a pesar de los cambios de mentalidad y lugar sigue siendo el corazón y alma que mantiene y cohesiona a la familia con lazos de amor y unión en la mayoría de los casos.

"Mi abuela tenía una teoría muy interesante, decía que si bien todos nacemos con una caja de cerillas en nuestro interior, no las podemos encender solos, necesitamos oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso, el oxígeno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y así encender una de las cerillas. Por un momento nos sentiremos deslumbrados por una intensa emoción. Se producirá en nuestro interior un agradable calor que irá desapareciendo poco a poco conforme pase el tiempo, hasta que venga una nueva explosión que haga reavivarlo.

Cada persona tiene que descubrir cuáles son sus detonadores para poder vivir, pues la combustión que se produce al encenderse una de ellas es lo que nutre de energía el alma. En otras palabras, esta combustión es su alimento. Si uno no descubre a tiempo cuáles son sus propios detonadores, la caja de cerillas se humedece y ya nunca podremos encender un solo fósforo.
...
- Hay muchas maneras de poner a secar una caja de cerillas húmeda, pero puede estar segura de que tiene remedio.

Tita dejó que unas lágrimas se deslizaran por su rostro. Con dulzura John se las secó con su pañuelo.

- Claro que también hay que poner mucho cuidado en ir encendiendo las cerillas una a una. Porque si por una emoción muy fuerte se llegan a encender todas de un solo golpe, producen un resplandor tan fuerte que ilumina más allá de lo que podemos ver normalmente y entonces ante nuestros ojos aparece un túnel esplendoroso que nos muestra el camino que olvidamos al momento de nacer y que nos llama a reencontrar nuestro perdido origen divino. El alma desea reintegrarse al lugar de donde proviene, dejando al cuerpo inerte…"

Deseando que encontréis aquello que encienda vuestras cerillas interiores y ayude a iluminar un poco el mundo que os rodea se despide.
Gota de Lluvia